Bajo la idea de promover el ciclismo femenino, un equipo colombiano de la especialidad se presentó en el Giro de Toscana.

El diseño obligó a las autoridades “cafeteras” a indicar lo siguiente